EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

sagrado corazón de Jesús la voz de la gente

A Dios no le bastó bajar a la tierra,
se rebajó a todos y a todo lo mortal,
se volvió crío y se envolvió de paz.
Creció obrando el bien hasta morir,
como reo despreciable en una cruz.

Al Rey celeste tampoco le alborotó,
agachar la cabeza ante lo mundano,
doblegarse y respetar otros vientos;
puesto que no hay mayor grandeza,
que oírse en modo filial y someterse.

Nunca perdió la entereza de darse;
la paciente pasión todo lo remedia,
y el corazón de Jesús es un soplo,
que aún coronado por mil espinas,
jamás desfallece y nos da aliento.

En nada se conoce y reconoce el ser,
como en su inquebrantable debilidad.
Sin la pujanza de Cristo nada somos,
necesitamos la mano del Redentor,
para subir a la cumbre de la bondad.

El calvario de las maldades nos mata,
nos desanima por completo el andar.
La tristeza nos sustrae el gozo de vivir,
y nos impide permanecer con la dicha
de disipar las amarguras y sonreírse.

Retorne lo armónico en cada despertar,
vuelva a nosotros la gloria del anhelo,
la firmeza de quien es Verdad y Vida:
¡habla, oh Señor, a mi apagada alma
y que tu voz me estremezca de júbilo!

Que este manar de voluntades diarias,
nos lleve hacia el sentir manso y fiel,
de quien nos amó más allá de las voces,
para que en todo trance encontrásemos
los valores y las beatitudes de la poesía.

Hay que regresar al inmaculado latido,
promover y mover el cultivo del verso,
causar quietud e inquietud inspiradora,
pues a través del recogimiento íntimo,
surge el deseo de reparar y de resarcir.

Sustentemos este templo de acogida,
mantengamos la difusión del querer,
que es reino de santidad y de gracia.
Tras ese espíritu glorioso, atravesado
por la lanza terrenal, rebrota el alivio.

(Víctor Corcoba Herrero, escritor)

Fuente: diarioelheraldo.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *